Clínicas en Elche, Benidorm, Valencia, Gandía y Torrevieja Pide cita sin compromiso

¿Cómo ducharme después de mi operación?

Es muy habitual que nuestros pacientes nos hagan preguntas sobre sobre los cuidados que hay que tener en cuenta para una óptima recuperación tras una intervención de cirugía estética. Una de las dudas más comunes hace referencia a cómo ducharse después de una operación, ya que piensan que se trata de un momento crítico y que les puede provocar molestias e infecciones.

No te preocupes, hoy responderemos a esta pregunta. Asegúrate de tomar nota porque la cuestión es, a priori, mucho más sencilla de lo que puedas imaginar.

Cómo bañarse después de una cirugía

Existen multitud de opiniones al respecto, sobre todo porque es un tema que tiende a generar cierta controversia.

En muchas ocasiones la respuesta depende de la manera de trabajar de cada cirujano, del tipo de cirugía al que te has sometido y de la técnica utilizada para cerrar la incisión durante la misma operación (suturas, puntos, grapas, etc.). Pero, según las guías NICE de 2008, hay estudios que demuestran que darse una ducha pasadas las primeras 24 o 48 horas es incluso efectivo para la limpieza de la herida en el postoperatorio.

Es más, según los investigadores del Hospital Nacional Universitario de Taiwan, se observó que ducharse dos días después de una operación no aumenta el riesgo de infección en la cicatriz.

No obstante, para estar seguros de lo que se debe (o no debe) hacer, es importante que consultes y atiendas a tu cirujano, para así seguir las indicaciones que realice en función de tu caso.

Cuando te puedes duchar después de una cirugía

Teniendo en consideración todo lo mencionado anteriormente, os dejamos algunas de las claves recomendadas para darse una ducha después de una operación:

  • La primera vez que nos duchemos es importante que tengamos a alguien confianza en casa, para que nos pueda asistir en el caso de que sea necesario. Suelen darse ocasiones donde se den mareos o desvanecimientos al ver la zona intervenida por primera vez.
  • En determinados casos es apropiado tapar la herida con una venda resistente al agua para no mojarla, para ello recomendamos preguntar al cirujano sobre cómo tapar una herida para ducharse.
  • En el caso de que no sea necesario cubrir la incisión, debes tener cuidado de no frotar el área. Para ello recomendamos dejar que el agua limpia pase por la zona sin frotar empleando un jabón suave y con cuidado.
  • Puede que permanecer sentado en la ducha sea la opción más fácil, pero no siempre es así. La posición dependerá de donde tengamos los puntos y de los movimientos que hagamos. Los puntos nos podrían tirar tanto si estamos de pie o sentados.
  • Intenta que alguien te ayude a lavarte el pelo para evitar, todo lo posible, cualquier esfuerzo físico. Hay casos, como por ejemplo tras una cirugía mamaria, donde no recomendamos la elevación de los brazos hasta pasados unos días, por lo que el lavado del cabello deberá retrasarse o, realizarse con ayuda de alguien. De no tener opción de ayuda, acude a una peluquería durante la fase inicial del postoperatorio.
  • Sécate, pero con suavidad: date golpecitos suaves con una gasa limpia o bien seca las heridas con la ayuda de un secador a temperatura ambiente, (nunca caliente ya que podríamos producirnos quemaduras). Precaución con puntos, suturas o con las costras, ya que estas se tienen que caer naturalmente.
  • Sigue todo estos consejos, pero el mas importante es mantener una comunicación fluida con tu médico, siguiendo rigurosamente sus pautas, para así evitar cualquier riesgo de lesión o infección en la zona operada.

Opiniones

Pide tu cita diagnóstica gratuita

Clínicas de cirugía y medicina estética de IMED Hospitales

Contacta por Whatsapp