Elche 966 915 154 | Benidorm 966 87 87 78 | Torrevieja 966 81 74 07 | Valencia 963 00 30 20 Pide cita sin compromiso

Tratamientos que te ayudan a perder peso y cambiar tus hábitos

Tratamientos que te ayudan a perder peso y cambiar tus hábitos

Desde 1975 la obesidad se ha triplicado en todo el mundo, datos que han sido proporcionados por la OMS. En el año 2016 había 1900 millones de adultos, mayores de 18 años, que tenían sobrepeso, y de ese número 650 millones eran obesos. Son datos alarmantes pero la OMS manda un mensaje tranquilizador ya que esto puede mejorar si se empiezan a adoptar unos hábitos saludables.

Pero, ¿sabes qué es el sobrepeso? Según la descripción proporcionada por la OMS, la obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. El IMC (Índice de Masa Corporal) es un indicador simple de la relación entre el peso y la talla utilizada para identificar el sobrepeso y/o obesidad en los adultos.

Causas del sobrepeso

Sí, la influencia hormonal o incluso la genética son dos causas de la obesidad, pero, en una gran parte de los casos, la obesidad es fruto de una ingesta de calorías superior a las quemadas por las actividades cotidianas y/o ejercicio. Esto hace que el cuerpo almacene este surplus de calorías y se forma la grasa, lo que a posteriori produce sobrepeso u obesidad.

Algunas de las principales causas de la obesidad son:

Sedentarismo/Inactividad: se trata de una de las causas más habituales. No realizar ninguna actividad cotidiana implica que no se quemen suficientes calorías. Si se tiene un estilo de vida sedentario es fácil caer en la trampa de consumir más calorías de las que se queman en un día.

Hábitos alimenticios poco saludables: Hay que observar detenidamente el estilo de alimentación que tienen los pacientes. En muchos casos los alimentos y platos que componen la dieta de algunas personas están compuestas por comidas con alto aporte de grasas y azúcares, con pocas verduras y frutas, y con un alto consumo de bebidas hipercalóricas (refrescos o zumos envasados).

Genética: Tal y como hemos mencionado antes, la genética es un factor que también puede afectar a cómo se almacena y se distribuye la cantidad de grasa. La genética puede afectar la eficiencia que el cuerpo tiene para convertir los alimentos en energía y en cómo quema las calorías mientras realizas tus actividades diarias o si estás haciendo deporte.

Estilo de vida en el núcleo familiar: Si dentro de un núcleo familiar, uno o ambos padres sufren de obesidad y sobrepeso, puede afectar al resto de miembros. Se trata de algo más vinculado al estilo de vida (por norma general sedentario) y los hábitos alimenticios. No es de extrañar que los miembros de una misma familia compartan estilos de vida.

Patologías médicas y medicación: Existen casos en los que la obesidad está vinculada a una causa médica o trastorno. Problemas como la artritis u otras dolencias relacionadas con la actividad física pueden provocar aumento de peso debido a la dificultad para ser activos. También puede ocurrir por los medicamentos antidepresivos, anticonvulsivos, para la diabetes, antipsicóticos, esteroides o betabloqueantes, pueden provocar una subida de peso significativa si no se calcula bien la actividad física que debe realizarse.

Aspectos psicológicos: Trastornos psicológicos habituales como la ansiedad, frustración, baja autoestima, aislamiento, etc., pueden provocar que una persona acabe desarrollando sobrepeso. Esto es si palian estos trastornos buscando la satisfacción en la comida.

Edad: El sobrepeso y la obesidad pueden darse a cualquier edad. A medida que nos vamos haciendo mayores se producen cambios hormonales y se lleva un estilo de vida menos activo, factores que influyen en el riesgo de padecer sobrepeso u obesidad.

Embarazo: Durante este bonito proceso la mujer tiende a ganar peso. En ocasiones ocurre que estos kilos de más, fruto del embarazo, resultan difícil de perder tras el nacimiento del bebé. Con el cambio de vida (menos horas de sueño, cambio de horarios, etc.) puede resultar complicado volver a un peso saludable y esto puede desencadenar sobrepeso u obesidad a largo plazo.

Dejar el tabaco: Con frecuencia, dejar de fumar está asociado con el aumento de peso. Aunque es una decisión saludable, en algunos casos, puede hacer que las personas aumenten tanto de peso que les genere sobrepeso u obesidad.

Problemas con el sueño: Tener alteraciones en el sueño (ya sea dormir poco o dormir de manera excesiva) puede provocar cambios hormonales que aumentan el apetito.

La importancia del diagnóstico con un profesional del tratamiento integral de la obesidad

Para conocer el grado de Obesidad de un paciente es imperativo diagnosticar más allá del cálculo del IMC (Índice de masa corporal). El diagnóstico del especialista médico de la Unidad de Obesidad y Nutrición de ilahy investiga cada paciente a fondo: sus hábitos y por qué han desarrollado sobrepeso y obesidad, para así ofrecer la mejor, y definitiva, solución a su problema. Además, creamos un seguimiento acorde a su tratamiento y su estilo de vida (comer fuera de casa, trabajar muchas horas, dormir poco, etc.).

Este diagnóstico es realizado para así configurar una hoja de ruta para el paciente, con el fin de que pierda grasa, logre volver a un peso saludable, sino que consiga un equilibrio emocional y físico, un cambio real en su estilo de vida y una relación saludable con la comida.

Tratamientos para adelgazar efectivos

Nuestra Unidad de Obesidad y Nutrición dispone de un directorio de tratamientos para conseguir el objetivo de perder peso que incluye:

Balón Gástrico 6 meses

El paciente indicado para el balón intragástrico debe ser mayor de edad, que tenga un índice de masa corporal (IMC) de entre 25 y 35 y tener sobrepeso u obesidad reciente y debido a un cambio puntual en su estilo de vida.

Balón Gástrico 12 meses

La diferencia con respecto a las indicaciones del balón gástrico de 6 meses, es que es para pacientes con un IMC de entre 28 y 40.

Método POSE

El paciente también debe ser mayor de edad y su índice de masa corporal (IMC) comprendido entre 28 y 40, tener peso y obesidad desde hace años y haber probado diferentes métodos y dietas sin que le hayan dado resultados.

Cirugías Bariátricas

El paciente indicado debe ser mayor de edad, con un índice de masa corporal (IMC) de entre 30 y 45, tener peso y obesidad desde hace años y haber probado diferentes métodos y dietas sin que le hayan dado resultados; y pacientes que necesiten mejorar patologías como diabetes, hipertensión o cardiopatías que sufren debido a su sobrepeso.

Endomanga gástrica

La Endomanga Gástrica es un novedoso tratamiento de reducción de estómago sin cirugía nos permite reducir la capacidad del estómago sin la necesidad de cirugía, mediante 18 plicturas realizadas a lo largo del cuerpo gástrico. Estas suturas son muy fuertes y perdurables en el tiempo. Está indicada para pacientes mayores de edad, con un IMC de entre 35 y 40.

Programas nutricionales

Es importante que el paciente entienda que perder peso no es siempre sinónimo de perder grasa. Muchas dietas “milagro” consiguen que el paciente tenga una pérdida significativa de peso a base de perder agua asociada a las reservas de glucógeno y masa muscular. El asesoramiento nutricional es fundamental para muchos pacientes que además de combatir un problema estético como la celulitis necesitan alcanzar un peso óptimo. Todo ello se realiza desde una base médica y un seguimiento estrecho con el paciente, desde la Unidad de Nutrición y Obesidad.

Opiniones

Pide tu cita diagnóstica gratuita

Clínicas de cirugía y medicina estética de IMED Hospitales

Contacta por Whatsapp
×