Elche 966 915 154 | Benidorm 966 87 87 78 | Torrevieja 966 81 74 07 | Valencia 963 00 30 20 Pide cita sin compromiso

Cuidados externos e internos de la piel en verano

La piel no es solo el órgano más grande del cuerpo humano, sino que también es la más vulnerable a la exposición solar y a largas horas de calor.

Esta es la principal razón por la que en verano, es necesario dedicarle un cuidado más intenso para preservar su salud. La deshidratación del organismo, y por lo tanto de la piel, son fruto de las altas temperaturas. Estos responden al calor con la transpiración, que crea exceso de humedad que favorece las infecciones y dermatitis. Además, hay que tener en cuenta el efecto de los rayos UVA.

No solo supone un alto riesgo de desarrollar un cáncer cutáneo (melanoma), pero es que la piel envejece prematuramente, disminuyendo su elasticidad y favoreciendo la aparición de arrugas.

Consejos para cuidar la piel

Una piel mal cuidada corre el riesgo de volverse seca, áspera, descamarse y adquirir una apariencia cuarteada. Esto es debido a la pérdida del factor hidratante cuya función es evitar la deshidratación de las células de las capas más profundas.

Limpieza e hidratación son, por este orden, los cuidados más importantes que tu puedes proporcionarle a la piel durante el verano. También ten en cuenta la protección frente a la acción de la radiación ultravioleta procedente del sol.

Limpieza de la piel

Es recomendable ducharse al levantarse, pero también después de cada baño en la piscina o en el mar, e incluso cuando se ha realizado alguna actividad que suponga un aumento de la transpiración. La higiene en verano es fundamental para prevenir infecciones, eritemas e incluso la deshidratación.

Piel hidratada

Ducharse y beber agua (2,5 litros diarios) son acciones que pueden prevenir la deshidratación de la piel. Pero, es necesario complementar estas medidas utilizando leches/cremas hidratantes después de cada ducha, tras largas exposiciones al sol y antes de dormir.

Precauciones importantes para cuidar la piel

La llegada del verano otorga un clima que es ideal para usar prendas más ligeras, sobre todo si vamos a estar en la playa. Esto lleva a que estemos más expuestos al sol, por lo que es necesario tener en consideración lo siguiente:

  • Protector solar: usar protección solar, se tome o no el sol, es clave para el cuidado de la piel, y la protección de las zonas expuestas, a largo plazo, la aparición de melanomas.
  • Tomar el sol: muchos expertos recomiendan que los baños solares no superen los 30 minutos diarios y siempre utilizando un protector solar adecuado para cada tipo de piel. Sería ideal evitar tomar el sol en las horas comprendidas entre las 12:00 a 17:00
  • Sudor: el calor favorece la sudoración, pero se puede controlar eligiendo ropas amplias, de fibras naturales como el algodón y colores claros (los colores oscuros no se aconsejan) que favorezcan el flujo del aire en su interior.
  • Alimentación: una nutrición basada en verduras frescas y frutas deben ser protagonistas en la dieta del verano, ya que favorecen la hidratación del organismo y, por tanto, también de la piel.

Tratamientos de la piel aptos en verano

Existen tratamientos como pueden ser la toxina botulínica, la carboxiterapia, la mesoterapia, radiofrecuencia Exilis de BLT, las ondas de choque X-Wave, o el ácido hialurónico… que pueden ser realizados a lo largo de cualquier estación del año. Pero, si que hay tratamientos, como las terapias con láser, que se recomiendan realizar durante los meses de menor exposición al sol y al calor.

Si quieres conocer más sobre los tratamientos de verano solo tienes que acudir a ilahy. En nuestras clínicas la primera consulta médica es totalmente gratuita, y sin compromiso, y en ellas será valorada siempre por especialistas en medicina estética.

Opiniones

Pide tu cita diagnóstica gratuita

Clínicas de cirugía y medicina estética de IMED Hospitales

Contacta por Whatsapp
×