Elche 966 915 154 | Benidorm 966 87 87 78 | Torrevieja 966 81 74 07 | Valencia 963 00 30 20 Pide cita sin compromiso

10 Tips para combatir el hambre emcional

Comer sin hambre y por ansiedad. ¿Cuántas veces nos ha pasado esto y no lo hemos podido controlar? A esto es a lo que llamamos hambre emocional.

Las ganas de comer no solo tienen que ver con una necesidad fisiológica, sino que también tienen que ver con las emociones, nuestra relación con determinados alimentos que no son tan sanos y por falta de nutrientes en nuestro organismos que nos hacen comer sin ningún tipo de control. Para poder combatir el hambre emocional, lo primero que debemos hacer es aprender a diferenciar qué tipo de hambre tenemos para poder contralar nuestros impulsos.

¿Qué es el hambre real?

El hambre real está regulada por distintos factores, existe con el fin de cubrir nuestra necesidad básica y biológica para la supervivencia. El hambre real aparece poco a poco y nos avisa de que nuestro organismo necesita alimento para funcionar correctamente como un vehículo necesita gasolina para poder funcionar.

¿Qué es el hambre emocional?

El hambre emocional surge de repente y pide al organismo satisfacer esa “necesidad” con un alimento concreto, que por lo general está asociado a productos ultra procesados como bollería industrial, dulces, comida rápida, patatas fritas o chucherías. En definitiva, a alimentos ricos en grasas e hidratos de carbono.

Pero… ¿Por qué se tiene esa necesidad de comer de golpe?

Existen diversas causas para que surja el hambre emocional y estas son algunas:
Dietas sumamente restrictivas: la falta de alimentos o nutrientes a medio plazo nos genera ansiedad. Por ello es importante que te lleve un especialista y nos olvidemos de las dietas milagros.
Una mala alimentación: rica en grasas, azúcar y alimentos ultra procesados. Este tipo de alimentación no sacia y generan dependencia.
El estado de ánimo: la tristeza o el nerviosismo o el estrés también activan nuestro mecanismo de recompensa rápida que generalmente llenamos con comida.

¿Cómo combatir el hambre emocional?

hambre-emocional

 

1) Ocupa tu mente. Uno de los mejores trucos para evitar el hambre emocional es distraer la mente con cualquier actividad sencilla en cuanto te venga, llama a una amiga, ponte a leer, escucha música…

2) Practica deporte. El ejercicio físico es un hábito muy
recomendable para conseguir reducir la ansiedad y además genera endorfinas lo que nos hace estar más optimista. Los expertos recomiendan 40 minutos de cardio al día para liberar la ansiedad,

3) Iníciate en el mindfulness. Tiene como objetivo mejorar la calidad de vida de las personas, haciendo que éstas logren que sus días sean más plenos y felices. De esta manera la ansiedad disminuirá y, con ella, el hambre emocional.

4) Evitar el azúcar. El hambre emocional está muy relacionada con el consumo de alimentos azucarados. Por ello, lo mejor es evitar estos ingredientes y otros igual de calóricos en casa y optar por versiones más saludables de snacks

6) Evita los estimulantes. No abuses del café, té, colas y, mucho menos tabaco, para engañar el hambre, puesto que estos a medio corto plazo te harán sentir peor.

5) Agua. Beber agua sola o con limón, naranja o un toque de fruta es sano y refrescante. Ocupan espacio en el estómago y averigua si es hambre o es sed.

7) Infusiones. Debemos tomar infusiones sin teína, como el roibos, además de calmar la ansiedad, son ideales para frenar el apetito.

8) La leche. La leche ayuda a calmar el hambre. Beber medio vaso de leche antes de irse a la cama o entre las comidas, nos puede ayudar a evitar el hambre emocional.

9) Yogur o queso fresco. Estos alimentos, además de aportar nutrientes, no tienen demasiadas calorías y nos ayudan a calmar el hambre emocional

10) Proteínas. Para evitar picar entre horas, haz muchas pequeñas comidas al día para calmar el hambre. El truco está en las proteínas; si esas pequeñas comidas contienen una buena dosis proteica nos calmarán más y son menos calóricas

El hambre emocional nace como respuesta a un problema ya sea por falta de nutrientes o por un problema psicológico. Es importante averiguar la causa real y acudir a un profesional de esta especialidad y un nutricionista para que os ayude dejar de comer emociones.

 

Opiniones

Pide tu cita diagnóstica gratuita

Clínicas de cirugía y medicina estética de IMED Hospitales

Contacta por Whatsapp
×