Elche 966 915 154 | Benidorm 966 87 87 78 | Torrevieja 966 81 74 07 | Valencia 963 00 30 20 Pide cita sin compromiso

El bypass gástrico, cirugía bariátrica para tratar la obesidad

El bypass gástrico, cirugía bariátrica para tratar la obesidad

El Bypass gástrico o cirugía bariátrica de derivación gástrica es un tratamiento efectivo y contrastado para tratar la obesidad. Es una técnica mixta, donde se reduce el tamaño del estómago para favorecer una rápida sensación de saciedad y se manipula la digestión para limitar la absorción de calorías en forma de azúcares y grasas. Hoy día es una de las opciones más demandadas para perder peso, pero solo ciertos pacientes son candidatos a este tratamiento.

¿En qué consiste un bypass gástrico?

El bypass gástrico consiste en disminuir y restringir la absorción de alimentos reduciendo el tamaño del estómago. Mediante laparoscopia, se realizan pequeñas incisiones para dividir el estómago y crear un pequeño reservorio en él que se conecta directamente con el intestino delgado. De este modo la comida se salta una parte del estómago y del intestino delgado, manipulando el recorrido de la comida y acortando la digestión. Se disminuye la absorción calórica de alimentos, especialmente azúcares y grasas. Además, debido al reducido tamaño del estómago, se reduce la cantidad de comida que se puede ingerir, llegando antes a la sensación de saciedad, disminuyendo así el apetito.

bypass gastrico para perder peso

Como vemos, tiene un carácter mixto, donde se limita la capacidad del estómago para reducir la ingesta, y además se acorta el recorrido de los alimentos para hacer la digestión más rápidamente, limitando la absorción de calorías. Además de comer menos, el paciente logra absorber menos calorías, facilitando la pérdida de peso.

¿Para quien está indicado un bypass gástrico?

El bypass gástrico es un tratamiento con unos efectos de adelgazamiento duraderos, especialmente indicados en pacientes obesos que han fracasado con dietas, hábitos de ejercicio saludables o tratamientos menos invasivos para perder peso, como el balón intragástrico o el método POSE. Esta indicado para:

  • personas con un índice de Masa Corporal (IMC) superior a 40 (obesidad extrema)
  • personas con un índice de Masa Corporal (IMC) entre 35-40 (obesidad) que sufren de otra enfermedad relacionada con la obesidad como la diabetes tipo 2, apnea del sueño, enfermedades del corazón o hipertensión.

Para tener una referencia, un IMC superior a 35 equivale a un sobrepeso de 45Kg en hombres y un sobrepeso de 36Kg en mujeres.

Se debe realizar un estudio en profundidad del paciente, analizando su IMC, el historial clínico, estado de salud, factores de riesgo, hábitos alimenticios, hábitos saludables como ejercicio físico, así como otras situaciones personales. El paciente deberá pasar una evaluación psiquiátrica o psicológica, para evaluar si el paciente entiende y se compromete a seguir un post-tratamiento de dieta y ejercicio físico necesario para perder peso. Después de varias pruebas se determina si el paciente puede ser candidato a someterse a una cirugía bariátrica de pérdida de peso como es el bypass gástrico.

Se excluyen algunos pacientes que sufren

  • enfermedades cardiacas severas
  • patologías mentales y problemas cognitivos
  • trastornos alimentarios
  • que no aceptarán cambios de hábitos para perder peso después de la operación

¿Existen riesgos en un bypass gástrico?

El bypass gástrico es una intervención compleja, y solo debe de realizarse por cirujanos expertos y acreditados, en unas instalaciones con la suficientes garantías de calidad y seguridad para minimizar las complicaciones asociadas a una intervención quirúrgica.

Aunque es una cirugía muy efectiva y empleada para reducir peso, no deja de ser una cirugía, por lo que existen riesgos de hemorragias, infecciones o fallos de sutura.

¿Un bypass gástrico tiene efectos secundarios?

El hecho de que el bypass gástrico reduzca la absorción calórica de elementos, provoca algunos efectos secundarios, principalmente en la absorción de ciertos elementos fundamentales como vitaminas, hierro o calcio. Para evitar estas deficiencias nutricionales, los pacientes deberán tomar suplementos alimenticios de por vida. También se pueden dar casos de diarrea, Síndrome de Dumping, mareos o malestar después de comer.

Es habitual que la piel quede flácida después de una cirugía bariátrica de pérdida de peso como el bypass gástrico. Cuanto más elástica sea la piel, mejor se adaptará a la nueva constitución. Siempre puede ser corregida mediante tratamientos de cirugía estética como la abdominoplastia.

¿Qué vida hay que llevar después de un bypass gástrico?

La operación de bypass gástrico suele requerir un ingreso hospitalario de unos 3 días. Después de dos semanas, el paciente podrá volver a su rutina habitual.

Es fundamental una labor de reeducación en el paciente, para que una vez que alcance su peso ideal, se lleven a cabo hábitos de vida saludables, una alimentación equilibrada y una actividad física sana para mantener ese peso.

La dieta a seguir será la indicada por el médico y nutricionista. Normalmente los pacientes pueden ingerir líquidos el día después de la intervención, e poco a poco se irá incorporando el resto de alimentos a la dieta. Al cabo de unos 3-4 meses, el paciente ya podrá seguir una dieta normal supervisada.

Es recomendable empezar a hacer ejercicio físico de manera suave, controlada y de forma progresiva.

¿Cuando veré los resultados de un bypass gástrico?

Los resultados más inmediatos se pueden apreciar durante el primer mes, ya que se reduce rápidamente los niveles de azúcar en sangre. Se empieza a apreciar una importante mejoría en la diabetes y la apnea del sueño, principales enfermedades asociadas a la obesidad. El paciente observará enseguida una mejoría en su calidad de vida.

Durante los primeros 6 meses, el adelgazamiento es más rápido. Se logra reducir un 60-70% del exceso de peso. La sensación de satisfacción es enorme, ya que el paciente se siente más ágil, mejora su salud, encontrará ropa de su talla, comienza a realizar ejercicio físico de manera habitual y aumenta su autoestima. Al cabo de un año, año y medio, se logra alcanzar el peso definitivo.

También se producen otras mejorías significativas en enfermedades asociadas a la obesidad como el asma, la hipertensión arterial, el reflujo gastroesofágico o la hipercolesterolemia, así como en la capacidad de movimientos, resistencia física y capacidad respiratoria.

Los resultados suelen ser permanentes, aunque el paciente debe cooperar para ello. El bypass gástrico no soluciona el problema de obesidad, sino que ayuda a perder peso. El propio paciente deberá asimilar nuevos hábitos de vida y alimenticios saludables para que el cambio sea duradero. Deberá realizarse chequeos médicos y supervisiones periódicamente, para que el resultado sea el óptimo y no se vuelva a recuperar peso.

En definitiva, el paciente, siguiendo unos hábitos saludables, logrará una mejoría espectacular en su calidad de vida.

, a través de IMED Hospitales, cuenta con una Unidad de Tratamiento Integral de la Obesidad, compuesto por cirujanos, endoscopistas, psicólogos, endocrinos, nutricionistas, anestesistas, médicos estéticos y cirujanos plásticos que te asesorarán y ayudarán a resolver cualquier problema de sobrepeso, valorando las distintas opciones de cirugía bariátrica y endoscópica dependiendo de cada paciente.

Opiniones

Con la confianza y seguridad de un entorno hospitalario

 Primera consulta médica gratuita, con tu asesor de imagen.

Pide Cita Sin Compromiso
Contacta por Whatsapp